Todo sobre las Quemaduras

¿Qué son las Quemaduras?

Las quemaduras son algo extremadamente frecuente en la vida cotidiana. Ya sea cocinando, planchando o incluso cambiando una bombilla, todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido alguna de ellas.

Cuando hablamos de quemaduras, nos referimos a todas aquellas lesiones de la piel o de algunas mucosas, como la de la boca o de las vías respiratorias, que han sido causadas por el contacto directo con objetos muy calientes o muy fríos, por algunas sustancias químicas, por la electricidad o incluso por algunos gases.

Generalmente, se trata de pequeñas quemaduras sin demasiada gravedad, pero hay otras que pueden comprometer seriamente la vida de quien las sufre.

Tipos y Grados de Quemaduras

Las quemaduras pueden revestir mayor o menor gravedad dependiendo del número de estructuras a las que afecten. Su peligro dependerá de factores como el lugar donde se produzca o el tiempo de exposición a la causa, entre otros.

La clasificación más frecuente de las quemaduras se hace según la profundidad que hayan alcanzado en la piel y en los tejidos que se encuentran por debajo. Hay que recordar que la piel se compone de tres capas, que son la Epidermis (la más superficial), la Dermis (la capa más extensa, situada debajo de la Epidermis) y la Hipodermis (es el tejido subcutáneo, que se encuentra entre la Dermis y el músculo). Debajo de estas capas ya se encuentra el músculo.

Por grados, las quemaduras se suelen clasificar de la siguiente forma:

1. Quemadura de Primer Grado: Afecta solo a la capa más externa de la piel, la Epidermis. Se caracteriza por la aparición de un enrojecimiento en la superficie de la piel y son muy dolorosas porque se afectan las terminaciones nerviosas más superficiales. Suelen sanar muy bien en unos pocos días y no dejan cicatriz.

Quemadura de segundo grado: La quemadura afecta a la Epidermis y llega a la Dermis. Al ser esta última una capa más extensa, puede afectarse en parte o por completo, dando lugar a dos tipos de quemaduras de segundo grado:


2. Quemadura de Segundo Grado Superficial:
Afecta a la epidermis y a las capas más superficiales de la dermis. Aparecen ampollas, con una base rojiza, y son muy dolorosas porque se ven afectadas las terminaciones nerviosas. Tardan un poco más que las de primer grado en curarse, pero este tiempo no suele pasar de los quince días.


3. Quemaduras de Segundo Grado Profundas:
Afectan a la Epidermis y llegan hasta las capas más profundas de la Dermis. Pueden aparecer ampollas también, pero en este caso el tejido que hay por debajo de ella es de color blanquecino o grisáceo. Al haber destruido por completo las terminaciones nerviosas ya no causan dolor. La curación de estas quemaduras es más complicada y puede tardar entre 3 y 4 semanas. A veces necesitan de tratamiento quirúrgico.


4. Quemaduras de Tercer Grado:
La quemadura ha destruido las dos primeras capas de la piel y afecta a la hipodermis. El aspecto de la lesión va a ser el de una piel seca y dura compuesta por tejido muerto, de un color marrón pálido. Los nervios ya han sido destruidos por lo que no son dolorosas, pero pueden infectarse muy fácilmente. No curan por si mismas, si no que necesitan de cirugía e injertos para resolverse, dejando tras de sí grandes cicatrices.


5. Quemaduras de Cuarto Grado:
La piel ha sido destruida por completo y la quemadura ha alcanzado los tejidos que se encuentran por debajo, que son el músculo y el hueso y otras estructuras cercanas a ellos como tendones, nervios, vasos sanguíneos etc. Son las más graves y requieren de muchísimas atenciones médicas para su resolución.

comments powered by Disqus